El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es de origen neurobiológico y afecta principalmente al desarrollo de las funciones cognitivas, presenta claras características del carácter y conducta en los niños diagnosticados. Normalmente el diagnóstico del autismo se enmarca en los primeros años de vida, aunque hasta hace muy poco solía ser diagnosticado a partir de los 3 años,